català | castellano | english
logo rutas
El sol i el temps | rutas >> Barcelona: Relojes a la vista

Barcelona: Relojes a la vista

"Perdone, que tiene hora?". De vez en cuando hay alguien que nos detiene en la calle para pedir la hora, pero cada vez menos ... Y es que los pocos que no llevan reloj tienen unos cuantos a la vista, en Barcelona. Encontramos relojes de sol en algunas masías que sobreviven dentro de la densidad urbana, en la fachada y coronando edificios singulares, sobre todo del centro de la ciudad. Algunos de ellos han sido durante muchos años una referencia importante para el paseante para saber la hora exacta. Era el caso del de la Real Academia de Ciencias y Artes, hoy todavía activo, que daba la hora oficial a muchos barceloneses e incluso los barcos que atracaban en el puerto.

Hasta bien entrado el siglo XX, la parte alta de la Rambla, debajo de Canaletas, era un lugar bastante concurrido por los barceloneses. Llevaban la mano en el bolsillo y se detenían frente al edificio de la Academia de Ciencias y Artes, donde hay también el Teatro Poliorama. Se sacaban el reloj de bolsillo y ponían las agujas en la misma posición exacta de las del reloj de la fachada.

El reloj de la Academia de Ciencias y Artes (la Rambla, 115) fue fundado en 1891 para corregir "la anarquía horaria que reinaba en la ciudad". Desde entonces dice la hora oficial. También servía a los barcos que hacían escala en Barcelona: sus cronómetros los llevaban a la Academia, donde quedaban depositados los días que estaban en puerto, con el objetivo de estudiarlos y rectificar la hora si era necesario. El artífice del reloj de la Academia fue Carles Fontserè, meteorólogo y sismólogo. Hasta el 1926, la Academia determinaba la hora para observaciones astronómicas desde las cúpulas de su edificio y, desde entonces, por las señales horarios transmitidos por radio. En el interior de la Academia hay una sala con otros relojes fantásticos. Destaca el realizado por el suizo establecido en Barcelona Albert Billeter: se trata de un reloj astronómico que marca la hora, la salida y la puesta de sol, y la hora a veintidós cuatro capitales del mundo. Además, tiene un calendario perpetuo y un planetario con signos del zodiaco.

Con el reloj de la Academia de Ciencias y Artes hemos iniciado nuestro recorrido particular por los relojes a la vista que hay en Barcelona, un número significativo de los cuales los encontramos muy cerca de este. Si seguimos Rambla arriba hasta llegar a la plaza de Cataluña, encontraremos tres más: en el edificio La Sfera, que había sido la sede del Banco Central (Rambla / plaza de Cataluña); en el edificio La Sudamérica, que hizo construir el banquero y político Manuel Girona (Ronda de San Pedro / plaza de Cataluña) -este, pero, parado-, y el esférico que va girando en lo alto del edificio del BBVA (Bergara / plaza de Cataluña) , obra del arquitecto Pedro Candoya, inaugurado en 1952 (el reloj, sin embargo, debió instalarse varios años más tarde). El del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria es un reloj de gran tamaño, aunque por estar situado tan arriba no lo parece: las agujas que marcan las horas hacen dos metros de largo y todo el conjunto pesa casi dos toneladas. Como sólo se sostiene por la base y en el lugar donde es sufre importantes vientos, una sólida estructura lo sustenta. Una de las caras marca las horas con números romanos y la otra muestra el logotipo de la entidad bancaria, que por la noche se ilumina.

En la avenida del Portal del Ángel, 23 (esquina calle de Santa Ana), colgado de la fachada, hay instalado desde 1933 un reloj de un metro de diámetro propiedad de la tienda Central Suiza , dedicada a los relojes, la joyería y los objetos de plata. Por su forma, recuerda los relojes que antes se llevaban con una cadenita pegados en el bolsillo. Un reloj suizo, de precisión, no podía faltar en el centro de la ciudad, pero dicen que ahora que es eléctrico avanza ligeramente debido a las oscilaciones de la corriente, mientras que antes, que era de cuerda, era muy exacto. En Ciutat Vella mismo, al final de la Rambla, está la antigua fundición de cañones, un edificio del siglo XVII en el que, además de cañones, se hacían campanas (como, por ejemplo, la Tomassa, la más grande de la catedral). También fue la sede del Banco de Barcelona en 1858, el primero de España, creado por Manuel Girona, que fue alcalde de Barcelona e impulsor de muchos proyectos de la ciudad, como el nuevo puerto, la Universidad y la Exposición Universal (1888). En la fachada principal había un reloj, pero el ejército, al final de la Guerra Civil sustituirlo por un escudo franquista. En 1991 el Instituto del Paisaje Urbano del Ayuntamiento restauró la fachada y repuso el reloj que se había instalado con motivo de la conversión del edificio en banco, después de haber convencido a los militares de la necesidad de quitar el escudo. El reloj, patrocinado por Seiko, continúa a la vista en este edificio de la Rambla, números 2-4.

"MIENTRAS EL SOL ME TOCAR"

En Barcelona sobreviven algunas masías, especialmente en la zona alta (Huerta y las Cortes). Ya no hay huertos a su entorno ni ganado y casi todas tienen un uso diferente del original, la mayoría son restaurantes. De todas formas, algunas conservan uno de sus signos identitarios, los relojes de sol en la fachada, siempre orientada hacia el sur. Hay que saber leerlos, claro; es muy sencillo pero hay que tener en cuenta la diferencia de la hora solar con la que funcionamos en invierno o en verano. Hay bonitos relojes de sol, por ejemplo, en la masía del Barça (Can Planas), del siglo XVIII, situada justo al lado del Nuevo Campo (hoy es la residencia de los jóvenes del Barça, los de fuera de Barcelona que hacen estancia en la ciudad); también los hay en Can Calopa de Dalt, una masía del siglo XVI situada en la carretera de Vallvidrera a Molins de Rei, kilómetro 5; en la masía de Can Cadena (calle de Menorca, 25), que fue adquirida por el Ayuntamiento para que el barrio pudiera hacer uso del huerto, la fachada de la que tiene la puerta adintelada y un reloj de sol con el clásico "Carpe diem"; en Can Mariner, en Horta (en la calle de Horta, 46, muy cerca de la plaza de Ibiza), que había sido una de las masías más importantes del Plan de Barcelona ( "Mientras el sol me tocará, sabrás el hora que será ", dice el reloj); en Can Verdaguer (la masía en mejor estado de Nou Barris, del siglo XIV, calle de Piferrer, 94), y finalmente, en la Torre Redonda, situada en la calle del Doctor Salvador Cardenal detrás del Hotel Princesa Sofía), una masía que hoy es la sede social del grupo hotelero HUSA y del consulado de las islas Seychelles.

También hay otros relojes de sol singulares en la ciudad que no son en masías. Es el caso del reloj de sol bifilar situado en la explanada del espigón del Bogatell, entre las playas de la Nova Icària y del Bogatell. Es un reloj sin agujas; la lectura es bien curiosa: se hace por la intersección de las sombras de las dos láminas de acero que integran la estructura (bifilar significa dos hilos, en cuyo caso son dos láminas de acero). En la plataforma están marcadas las horas con líneas para cada cuarto de hora, así como los doce signos zodiacales. Este singular reloj de sol fue instalado justo después de los Juegos Olímpicos, en 1993, y fue diseñado por Rafael Soler.

Si nos adentramos en el barrio de Gracia descubriremos dos relojes de sol muy curiosos. Hay un reloj de sol en la plaza del Sol, claro. Es un hemisferio hueco, hecho de bronce, rodeado por los doce signos del zodíaco, dentro del cual están grabadas las líneas horarias. Astrolabio, se dice. El autor es Joaquín Campos, que también ha realizado la escultura de Rovi ra y Trias que hay en la plaza Rovira. El segundo reloj de sol destacable del barrio es lo que hay en la fachada de los Lluïsos de Gràcia (plaza del Norte), entidad cultural de gran tradición, fundada en 1855; se trata de un reloj de sol pintado e n un rectángulo de cuatro metros de ancho, con dos angelitos a ambos lados que lo sostienen imaginariamente. Fue diseñado en 1990 por dos hermanos, Jordi y Josep Nogué.

Finalmente, en la Casa de les Punxes, situada en el Eixample pero muy pro p de Gracia (avenida Diagonal, 416-420), hay un fantástico reloj de cerámica de números romanos diseñado en 1905 por el mismo autor de todo el edificio modernista, el arq uitecte Josep Puig i Cadafalch. Es también calendario y tiene dibujos alegóricos de las cuatro estaciones del año. Hay representados cuatro signos del zodíaco, asociados a las cuatro estaciones del año: capricornio (invierno), arias (primavera), balanza (otoño) y cáncer (verano), entre los motivos vegetales que enmarcan el reloj. En lo alto se puede leer: "Nun quam té hastilia Fallet" , que quiere decir "Ojalá, gnomon, no te equivoques temprano".

Este reloj de sol es uno de los elementos distintivos de la Casa Terrades, conocida popularmente como la Casa de les Punxes, una de las obras emblemáticas del modernismo catalán, que Puig i Cadafalch diseñó casi como un castillo. El edificio, que ocupa toda una manzana del Eixample -aunque descabezada: es un triángulo formado por las calles Rosselló, Bruc y la Diagonal-, evoca los palacios medievales de los cuentos de hadas.

Otro reloj de sol muy bonito es lo que hay en el pasaje del Doctor Pi i Molist, número 15, esgrafiado en la fachada de una casa de finales del siglo XVIII -una de las más antiguas de Nou Barris. Junto a los números romanos que indican las horas está la leyenda: "El cielo es mi regla".

En la fachada principal de la iglesia de San José, conocida popularmente como la iglesia de los Josepets (plaza de Lesseps), que mira hacia el sureste, hay un reloj de sol vertical, que muestra las horas sólo las mañanas (en las tardes ya no da el sol). Es esculpido en piedra y está situado inmediatamente sobre la puerta y bajo la imagen de la Virgen. El edificio es de 1660 y el reloj un poco posterior. En otra iglesia, la de la Virgen de los Ángeles (Balmes, 78, esquina Valencia), hay cuatro relojes verticales, esgrafiados, situados en las cuatro fachadas del campanario, que miran a los cuatro puntos cardinales. El reloj de la cara orientada al este no es visible desde la calle. Desde la esquina opuesta a la iglesia se pueden ver, simultáneamente, las manecillas de los relojes orientados al sur y al norte y comprobar que la primera m ira en el suelo y la segunda en el cielo.

Hay, finalmente, un reloj de sol que requiere la presencia de alguna persona para funcionar, y es que el poste que marca la sombra es uno mismo. Cualquier persona que se sitúe en el mes correspondiente proyectará su sombra hacia la flecha que le dará la hora exacta -eso sí, siempre que no esté nublado. El reloj se encuentra dentro de una circunferencia de diez metros de diámetro. También figuran las coordenadas de la ciudad -la longitud y la latitud. Al mismo tierra están dibujados los cuatro puntos cardinales y un esquema que indica su funcionamiento. Se dice reloj analemático y se encuentra en la plaza de la Reina Maria Cristina (en la confluencia de la avenida Diagonal y la Ronda del Mig, lado montaña).

PUNTOS DE LUZ AL PAVIMENTO

Bajando por la acera derecha de la Via Laietana, unas decenas de metros más abajo de la plaza de Urquinaona, justo en el número 69, pasaremos por encima de un reloj que marca las horas con puntos de luz. Este reloj, de dos metros de diámetro, fue inaugurado en 1935, durante la Segunda República. Obra del relojero Juan Cabrerizo, fue encargado por la Banca Rosés, entonces propietaria del edificio que ahora es la sede de la Conselleria de Gobernació. Inicialmente tenía un carillón de madera con altavoces en la azotea que daba las horas, lo que lo convirtió en un reloj muy popular en la época. Dicen que quedó maltrecho por la guerra civil, estuvo bastante tiempo estropeado y finalmente ser restaurado los años ochenta.

El reloj de la Via Laietana es la segunda versión, casi idéntica, de otro que se había inaugurado unos años antes, en ocasión de la Exposición Universal de 1929, en la calle de Rocafort número 2 (junto al paralelo). El antiguo Banco Condal -que tenía una sucursal- encargó una primera restauración en la década de los setenta, en la que colaboró el escultor Josep M. Subirachs. Los desperfectos que sufrió posteriormente hicieron imposible una nueva restauración, por lo que el Instituto del Paisaje Urbano optó por encargar la reconstrucción de un ejemplar idéntico al original, que se inauguró recientemente.

LA CAMPANA DE GRACIA Y EL ANTIGUO FAR

En la altísima torre, de 33 metros de altura, situada en medio de la plaza de Rius i Taulet, diseñada por el arquitecto Rovira i Trias, hay un reloj de cuatro caras. Este reloj fue ideado por Albert Billeter, suizo establecido en Gracia. En lo alto hay una campana -que toca horas-, que se hizo tristemente famosa a partir de su papel en un levantamiento popular en 1870, la Revuelta de las Quintas, contra el servicio militar. En la campana le correspondió tocar a rebato y en la represión de la revuelta fue deteriorada. Los hechos tomaron un vuelo considerable, hasta el punto que pasaron a formar parte del imaginario colectivo de los barceloneses ya servir de título de uno de los semanarios satíricos más populares, La Campana de Gracia. De características similares es la torre del Muelle de Pescadores, el reloj es de cuatro caras. Situada en el área de los barcos de pesca que hay después del paseo de Joan de Borbó, la torre fue construida en 1772 para acoger el faro que delimitaba el puerto. Pero las ampliaciones posteriores que se hicieron, el siglo XIX, terminaron por hacerlo inoperante, por lo que la torre se reconvirtió en reloj. Desde esta torre, el científico francés Pierre F. Mechain hizo el último medición triangular que dio lugar al nacimiento del sistema métrico decimal en 1799.

IRIS EN LA PLAZA DE SANTIAGO

Ca la Vila es el nombre popular de la sede del distrito de San Martín, que se encuentra en la plaza de Valentí Almirall. Uno de los rasgos más singulares del edificio es la torre de pizarra rectangular, coronada por un hermoso reloj de agujas y rodeada de un balcón de hierro. El proyecto inicial del edificio fue realizado por el arquitecto municipal Antoni Rovira i Trias (1816-1889), que dirigió el derribo de las murallas de Barcelona y ganó el concurso para la reforma del Eixample, aunque el Estado impuso el proyecto de Cerdà. Desembocando en la plaza de Pep Ventura de Vallvidrera, donde llega el funicular, está la calle de Navarro Reverter; el número 1 encontramos un edificio que tiene a cada lado un reloj de sol de colores granate y ocre. "Deprisa huyen las horas, deprisa y no vuelven más ...", dice el verso de Miguel de los Santos Oliver, en su interior. La torre es modernista, estilo que subió en Vallvidrera a principios del siglo XX, cuando varias familias acomodadas de Barcelona instalarse para veranear.

En el edificio de La Illa, en el barrio de las Corts (Numancia, 168), a la entrada de la escalera que lleva a las oficinas hay un reloj curioso, sobre todo por su diseño. Los números, de tamaño y forma variadas, parece que se escapen del reloj, y algunos son ciertamente lejos de la esfera -en este caso, habría que decir "cuadrado".

El reloj de la Catedral de Barcelona está instalado en la torre de Sant Iu, una de las dos torres prismáticas casi idénticas de finales del siglo XV, situadas en la parte posterior de la catedral. Tiene dos campanas, Honorata, la campana de los cuartos, y Eulalia, la campana de las horas. Estas campanas son eléctricas desde la Exposición Internacional de Barcelona, celebrada en 1929.

El reloj del edificio de la Universidad de Barcelona es uno de los elementos singulares de la fachada que da a la plaza de la Universidad, que fue construida, como todo el edificio, al final del siglo XIX, por Elies Rogent (1861- 1889), autor también del edificio del Seminario para la formación de sacerdotes que hay justo detrás (Enrique Granados / Diputación).

Finalmente, los relojes de la plaza de Sant Jaume. En el Palau de la Generalitat hay un reloj carillón. El primer carillón fue instalado en el Patio de los Naranjos. Tenía un número reducido de campanas y en 1976 fue sustituido por un carillón de concierto, hecho de bronce, con cuatro octavas cromáticas, 49 campanas y teclados manual y de pedal. Fue construido en los Países Bajos por Petit y Fritsen. Ahora, el antiguo carillón del Palau de la Generalitat expone en el Museo de la Ciencia y la Técnica de Catalunya, en Terrassa.

El proceso de construcción de la actual fachada del Ayuntamiento se sitúa entre los años 1831 y 1844. En un proyecto anterior el reloj ya salía dibujado y situado tal como se ve hoy, y aunque desapareció del diseño / plano definitivo, finalmente fue instalado en 1852. Según el Diario de Barcelona del 11 de julio de 1852, fue construido por el "Sr. Garçon "y " tiene la figura de una gran péndola y se halla suspendida entre las 4 columnas del centro ".

Y para terminar ... un falso reloj. En la esquina de la Ronda del Guinardó con Virgen de Montserrat, encima de la Ronda del Mig, hay un reloj que siempre marca las tres. Cuando se restauró la fachada se pintaron dos columnas con marquesina, unas ventanas ficticias y un reloj parado.

Datos y documentos relacionados con la ruta
Autor/a del texto:
Daniel Romaní - Revista BMM
Autor/a de las fotos:
Eva Guillamet
RUTA EN PDF

SELECCIÓN DE FOTOGRAFIAS DE LA RUTA:

Banc Central

Antiga foneria de canons

Rellotge giratori del BBVA

Acadèmia de les Ciències i les Arts

Central Suiza

Plaça del Sol, a Gràcia

Can Mariner

Bogatell

Doctor Pi i Molist

Plaça de la Reina Maria Cristina

Rocafort, 2

Via Laietana

Rius i Taulet

Plaça de Sant Jaume

HISTÓRICO DE RUTAS:
(19 rutas - ver histórico)

Creative Commons License

La web El sol i el temps y su contenido está sujeto a una licencia de Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España de Creative Commons

 
logo El sol i el temps
......
:: INICIO
:: NOTICIAS
:: QUIEN SOMOS?
:: DOCUMENTACIÓN
:: ENLACES
:: CONTACTO
:: RUTAS
:: BIBLIOTECA
:: PUBLICACIONES
:: FOTOS
:: INVENTARIO
:: (c) 2014-2020 El sol i el temps
:: Última actualización: 23 de septiembre de 2020 | Design by: BitWorks
:: Mapa de la web | Contacto | Nota legal